El ecosistema de las comunidades energéticas

Martes, 27 de febrero de 2024

Antonio Barrero F.

Se llama Energía Común, es una iniciativa que acaban de lanzar la Fundación Ecología y Desarrollo, con el apoyo de Redeia (matriz de Red Eléctrica de España), y persigue un objetivo muy concreto: acelerar la creación de comunidades energéticas “a través de la puesta en marcha de un ecosistema que fomenta el conocimiento, permite el intercambio de experiencias, la generación de redes y la inteligencia colectiva”. Además, ofrece todo un “observatorio nacional de comunidades energéticas”, pionero en Europa, con el que se propone ofrecer “una radiografía sobre el impacto y evolución en España de estas figuras”

Las comunidades energéticas son “nodos cruciales en el impulso de la transición ecológica” y representan un “paradigma emergente que empodera a la ciudadanía para que asuma un papel activo en la gestión y producción de energía”. Así suena el discurso de Energía Común. “En las comunidades –explican desde la Fundación Ecodes–, además de compartir la instalación energética, se crea un espacio de diálogo que refleja una visión compartida de la sostenibilidad y redefine el modo en que se conciben, generan y consumen los recursos”. Dicho lo cual, y para facilitar su desarrollo, Energía Común acaba de lanzarse como repositorio de “recursos” a partir de los que “crear, gestionar y optimizar proyectos energéticos colaborativos”.

El proyecto proporciona así información sobre la legislación europea, nacional y autonómica relacionada con la producción, distribución y consumo de energía colaborativa y una sección en la que se recopilan las ayudas y subvenciones disponibles para poner en marcha comunidades energéticas (CEs). Pero no solo. Porque otro de sus objetivos bandera es ofrecer una “radiografía sobre el impacto y evolución en España” de las CEs.

¿Cómo? Mediante el que han denominado “observatorio nacional de comunidades energéticas”. El observatorio, que presume de ser “pionero en Europa” y de ofrecer “la información más completa hasta la fecha sobre estas iniciativas colectivas”, presenta un mapa interactivo, con indicadores económicos, energéticos, sociales y de gobernanza, y ha sido elaborado a partir de “datos basados en el análisis de 350 CEs de todo el territorio nacional”.

Es el mejor y/o único registro en su género. Porque ni siquiera el Ministerio conoce el número de CEs. “No existe por ahora un registro nacional de CEs en España (…). Únicamente podemos hablar de las 146 que han salido beneficiarias de la línea de ayudas CE Implementa en sus cuatro convocatorias, pero sin duda –reconocen en el Instituto–, hay muchas más, porque que no obtengan ayudas no significa que no se constituyan igualmente”.

A continuación, ER presenta tres miradas distintas sobre un mundo –el de las comunidades energéticas – que está en fase de construcción. 

Lucía Varela Varela, directora de Autoconsumo y Comunidades Energéticas de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF)

“La ciudadanía quizá no ha interiorizado todavía los beneficios de las CEs»

¿Qué recursos tiene a su disposición la ciudadanía para impulsar una Comunidad Energética [en adelante, CE]?
El Real Decreto 477 del año 2021 reguló las ayudas al autoconsumo para el trienio 2021-2023 (que se terminaron por cierto recientemente, el pasado 31 de diciembre). Esas ayudas europeas (Next Generation) han sido directas al autoconsumo y al almacenamiento detrás del contador tanto para el segmento residencial como para el industrial (en 2022, el 10% del autoconsumo
fotovoltaico conectado a red incluyó almacenamiento detrás del contador y en el aislado un 66%). También en 2021 se aprobaron las bases para ayudas a las CEs, con incentivos a proyectos piloto singulares de CE. A finales del 2023 se adjudicaron las ayudas a las Oficinas de Transformación Comunitaria, que buscan dar apoyo de asesoría técnico-legal gratuita a los interesados en constituir una CE. Y, por fin, actualmente se está revisando la manera de fomentar el autoconsumo y las CEs en un momento post-subvenciones Next Generation.

¿Y qué propone UNEF para este momento “postsubvenciones”?
Proponemos deducciones fiscales para el autoconsumo, IVA 0% (como está ocurriendo en Alemania y Reino Unido desde hace años) y también estamos haciendo propuestas de carácter regulatorio
para ampliar las restricciones de distancia y potencia que limitan el autoconsumo, para la simplificación y mejora de la tramitación y acceso y conexión de las instalaciones de autoconsumo colectivo, principalmente.

¿Por ejemplo?
Por ejemplo, para extender la distancia entre generador y consumidor, que actualmente es de 2 kilómetros. Por ejemplo, para simplificar la tramitación del autoconsumo y las Comunidades
Energéticas (en los últimos años hemos trabajado mucho por la eliminación de las licencias de obra municipales en autoconsumo residencial). En UNEF identificamos la fotovoltaica [FV] como
una tecnología muy adecuada para el uso en CEs, tanto sola, como con almacenamiento. Además, es una tecnología sencilla desde el punto de vista de la instalación, muy flexible y modular, y también muy integrable con agregación de demanda, soluciones de eficiencia energética, recarga de vehículos eléctricos… Además, en los últimos 10 años hemos visto una reducción de casi el 90% de inversión para generación solar FV, lo que ha posicionado a esta tecnología como la más competitiva.

¿Cuáles son las dificultades más habituales que se encuentran quienes quieren impulsar una CE?
La barrera más importante que encuentran es el acceso a red en distribución. Aunque hemos visto mejoras en 2022, esta sigue siendo la principal barrera. Hemos visto mejoras –digo- a partir del Real Decreto-ley 6/2022, que permite la liberación de capacidad para autoconsumo en nudos reservados para consumo; que mejora los protocolos de comunicación distribuidora- comercializadora, sobre todo para Autoconsumo Colectivo; y que limita el tiempo en que las distribuidoras deben llevar a cabo la activación del autoconsumo. Actualmente se está trabajando en mejoras de acceso a red. En ese sentido, UNEF está participando y co-secretariando, desde el pasado mes de octubre, la Mesa de Diálogo de la CNMC con las distribuidoras. Estamos trabajando también, junto al IDAE, en un modelo de Gestor de Autoconsumo, agente que debe simplificar la tramitación en escenarios con mucha participación (de 100 o más participantes) en una CE. Y, por fin, otra barrera podría ser la cultural. La ciudadanía quizá no ha interiorizado todavía los beneficios de las CEs. O no es consciente de las mejoras que, en materia de tramitación y simplificación, se han ido produciendo a lo largo de estos últimos dos años.

¿Qué ventaja le da a un usuario el formar parte de una CE frente a no formar parte de una?
Muchas. Y muy diversas. Ahorro e independencia energética, capacidad de participar (en su comunidad y, por ende, en el sistema energético), mejora de la competitividad (esto está clarísimo en el caso de las empresas)… Fomentas la actividad económica (ayudas al tejido industrial) y fomentas la creación de empleo (un empleo muy capilar, además, muy local). La fotovoltaica además tiene muchas ventajas: puede ser instalada en tejados, sobre suelo, en fachadas, flotante, agrovoltaica…

El regulador (la CNMC) acaba de sacar a trámite de audiencia el borrador de la Circular de Demanda, que presenta algunos cambios orientados a las distribuidoras…
Efectivamente, cambios que podrían mejorar a futuro la tramitación de acceso a red que antes comenté. Entre otros: plantea mejorar la web de la distribuidora para dar mejor servicio al usuario, plantea reducción de plazos para mostrar la capacidad liberada que permita el acceso a red.

¿Servirá?
Consideramos que la demanda de autoconsumo como tal y en Comunidades Energéticas seguirá desplegándose paulatinamente.

Javier Quiñones, director ejecutivo de I+D+i en la Fundación Ciudad de la Energía

¿Qué son las Oficinas de Transformación Comunitaria?

El Gobierno puso en marcha hace unos meses el denominado programa de ayudas a Oficinas de Transformación Comunitaria (CE Oficinas), un programa financiado con fondos europeos y cuyo objetivo es respaldar la constitución de nuevas comunidades energéticas de toda índole (ciudadanas, empresariales, industriales, etcétera). Respaldarlas con asesorías gratuitas y, sobre todo, medidas de acompañamiento que permitan impulsar esta fórmula cooperativa de producción y consumo de energía renovable, una fórmula que puede incorporar además medidas de eficiencia energética, gestión de la demanda y movilidad sostenible. La convocatoria del programa CE Oficinas se ha resuelto con la adjudicación de los 20 millones de euros previstos para la puesta en marcha de un total de 79 proyectos repartidos por buena parte del territorio nacional.

Según el Ministerio, a la convocatoria de ayudas se han presentado más de 200 solicitudes “que duplicaban el presupuesto disponible”, lo que evidencia “el interés social creciente por la generación y consumo energético colectivo y por los instrumentos que, como las Oficinas de Transformación Comunitaria, sirven para potenciarlos”. Las OTCs se han fijado como objetivo “contribuir a una transición ecológica más inclusiva” a través de tres líneas de actuación. Estas

— Empoderamiento de los nuevos actores del sector energético, acompañándolos –entre otras cuestiones– en la activación y dinamización de comunidades energéticas de toda índole (ciudadanas, empresariales, industriales…)
— Asesoría experta en los proyectos de construcción y funcionamiento de comunidades energéticas: técnica, administrativa, financiera o jurídica, pero también social, facilitando los procesos de debate y participación que caracterizan a estas fórmulas cooperativas de producción y consumo de energía renovable
— Formación y difusión sobre las comunidades energéticas, para extender el conocimiento sobre esta fórmula, maximizando las oportunidades que ofrece en la democratización de la generación y consumo de energía.

El pasado 19 de diciembre, abrió sus puertas la OTC que ha promovido en Cubillos del Sil (León) la Fundación Ciuden (fundación del sector público estatal, adscrita al Instituto para la Transición Justa). La OTC de Ciuden es muy singular por un motivo muy concreto: va a actuar como secretaría técnica de toda la Red de OTCs en Castilla y León, que es la región con más territorio de España, un territorio además muy rural. Denominada TransEnerCyl, la red va a estar coordinada por el Ente Regional de la Energía (EREN). Las 8 OTCs de la Red han recibido una ayuda de más de 1,7 millones de euros.

La OTC de Ciuden ya está operativa. “La primera reunión –explica Javier Quiñones, director ejecutivo de I+D+i en la Fundación Ciudad de la Energía– la tuvimos en diciembre y está grabada y colgada en nuestra página. La segunda la tenemos pendiente de programación, junto con el Ente Regional de la Energía de Castilla y León, para febrero. La tercera la vamos a tener en abril en la zona de Cuatro Valles, gracias a la colaboración con el Grupo de Acción Local de Cuatro Valles. Y, así, una al mes”.

Según Quiñones, el objetivo principal de la OTC de Ciuden, como el de todas las OTCs, es informar sobre “qué es una comunidad energética, qué significa una gobernanza”, y ayudar a las personas o entidades que estén interesadas en constituir una comunidad energética a enfrentarse a los problemas “jurídicos, administratrivos y técnicos” con los que se van a ir encontrando por el camino. Eso sí, uno de los primeros retos a los que habrá de enfrentarse –apunta– no va a ser ese. Va a ser cierta idiosincrasia, característica de muchos entornos rurales.

“Aquí la gente está muy acostumbrada a trabajar en solitario. En el sector primario, en el campo… hay mucha independencia. En la cuenca mediterránea hay gente que está acostumbrada a un tipo de industria o a un tipo de desarrollo comercial que implica otras cosas… gente que está muy acostumbrada a ciertos tipos de colaboración. En el sector primario son mucho más independientes. Ese es uno de los problemas”.

A pesar de ello, la repercusión que ha tenido la apertura de la Oficina de Cuiden ha sido extraordinaria. En la primera reunión, presencial, en la propia Ciudad de la Energía, el lleno fue total. “Hay un gran interés en la provincia. Son conscientes. Te puedo decir que cuando hablamos con todos los grupos de acción local, todos estaban interesados en venir. No pudimos recibir a toda la gente y, por eso, grabamos y pusimos a disposición de los grupos de acción local la grabación y toda la información”.

Quiñones tiene por delante ya una agenda apretada, en la que también están las distribuidoras, muchas veces señaladas por el sector del autoconsumo y las comunidades energéticas como barreras a su desarrollo. “Tenemos agendado con el EREN hablar con las distribuidoras para facilitar en lo que nos toca. Este es uno de los temas de los que somos conscientes y que
tenemos que… facilitar”.

El trabajo es arduo y Quiñones lo tiene claro: “queremos implicar a los secretarios e interventores de los ayuntamientos”, cuenta en un lugar de la entrevista. “Vamos a intentar formalizar y gestionar cómo la comunidad energética puede hablar con el comercializador para acordar cómo va a funcionar, cómo se va a tarifar, cómo van a gestionar todos esos temas”, apunta en otro momento.

¿Algún objetivo a corto plazo? “Me gustaría conseguir que al menos en este primer período hayamos conseguido establecer una comunidad energética, haber conseguido cerrar toda la documentación y que la gente esté disfrutando de lo que significa tener una comunidad energética, e iniciar muchas otras”.

Carlos López, cofundador y CEO de Aldea Energy

“La primera comunidad solar que hicimos la vendimos en dos semanas”

¿Qué es Aldea Energy?
Es una empresa que se dedica a promover comunidades solares, autoconsumo colectivo. Lo hacemos desde finales de 2022. Y hemos cerrado 2023 con 60 comunidades solares, la más pequeña tiene 60 kilovatios y la más grande, 100. Entre los hitos que hemos alcanzado en 2023 figura el mayor contrato de comunidades solares firmado en España, un acuerdo suscrito con la Fundación San Vicente Mártir Colegios Diocesanos que permitirá la construcción de, al menos, 40 plantas de autoconsumo colectivo en 23 municipios de Valencia y Alicante. Y en lo que llevamos de 2024, pues también estamos experimentando un crecimiento bastante importante, hasta el punto de que la idea es finalizar el año con unas 200 comunidades solares. De momento estamos en Comunidad Valenciana, en Castilla-La Mancha, Murcia, Andalucía y Madrid. Y estamos empezando a trabajar en Aragón, Cataluña…

¿Cuál es el modelo de negocio?
Básicamente buscamos una cubierta cerca del núcleo urbano, es decir, polígonos industriales a menos de dos kilómetros del núcleo, o una cubierta en el mismo núcleo urbano, una cubierta lo
suficientemente grande, más de 500 metros cuadrados. Alquilamos esa cubierta y pagamos en especie (en energía) o en efectivo. Obviamente, la duración de estos contratos de alquiler oscila entre los 20 y los 30 años. Y lo que hacemos es financiar y poner en marcha una instalación de autoconsumo colectivo, cuya producción comercializamos en los alrededores en dos modalidades: o bien una suscripción, una cuota por la que te adhieres, tienes un ahorro y no haces una inversión; o bien venta de un coeficiente. La idea es llevar el autoconsumo a gente que no puede acceder a él porque no tiene una cubierta.

¿Y es fácil convencer a la gente de que eso es rentable?
Bueno, la primera comunidad solar que hicimos la vendimos en dos semanas. Venimos del sector, sabemos cómo llegar, qué tipo de clientes nos interesan, sabemos cuáles van a estar más interesados. Lo que le hacemos a la persona interesada es un estudio horario de patrones de consumo en el último año. Y, con ese estudio, cruzamos datos contra la producción que va a tener la instalación y optimizamos el coeficiente perfecto para él. Es decir, que le planteamos qué es lo que necesita exactamente para ahorrar lo máximo posible. Imagínate, si pagas un euro de suscripción, pues que te ahorres dos, no un euro y diez céntimos, sino dos. Además, luego los clientes tienen la potestad de adaptarse a la producción, ¿no? Y de encender la lavadora, o el lavavajillas, en horas solares, en vez de por la noche. O si tengo aire acondicionado, o cualquier electrodoméstico que sea elegible, pues intento ponerlo en las horas centrales del día. También es interesante para pymes y para comercios, porque la mayoría abren y consumen en horario solar.

¿Qué está teniendo más éxito? ¿La compra o el alquiler?
En estos momentos la suscripción, el alquiler.

¿Por qué?
Muy fácil, porque al final siempre quieres probar antes de comprar, ¿no?

Bien, Aldea Energy ha cerrado 2023 con 60 comunidades solares. ¿De cuántos “comuneros” estamos hablando?
Aldeanos. La media suele estar en torno a los 40-50 por comunidad solar.

¿Y se puede hablar de perfil tipo o no?
n Hay de todo, tenemos desde viviendas residenciales hasta suministros de comunidades de propietarios, pasando por farmacias, hostelería, peluquerías… comunidades energéticas que a lo mejor no han sido capaces de encontrar una cubierta. Montar una comunidad energética puede ser complicado. Es uno de los motivos por los que nacimos. Nos dijimos: ‘hay que hacer promoción privada porque todo va a ser mucho más ágil y vamos a facilitar mucho las cosas’. Así que le llamamos comunidad solar a lo que es un autoconsumo colectivo promovido por nosotros, colectivo porque hay más de una persona adherida. Es más ágil.

Aldea se ha fijado como objetivo montar 200 comunidades solares en 2024, lo que va a suponer una inversión de 15 millones de euros. ¿Así será?
Esa es la idea: llegar a 200. En lo que va de 2024 ya hemos conseguido algunas cubiertas más.

¿Qué barreras en todo caso está encontrando Aldea?
Algunas barreras, en algunas provincias, en las delegaciones de industria, que son las que legalizan la instalación. Pongo un ejemplo: en la provincia de Valencia legalizamos las instalaciones en una o dos semanas. En la provincia de Albacete, por ejemplo, estamos viendo plazos de seis meses. Y luego estaríamos encantados de hacer instalaciones de más de 100 kW. Pero los procesos administrativos y las complejidades son mucho mayores. Se ha ido mejorando y esperamos que esto siga mejorando, sabemos que la CNMC está en ello, que hay grupos, reuniones, etc. Pero no es por el momento nuestro foco. 

Enlace a noticia: El ecosistema de las comunidades energéticas